Follow by Email

viernes, 2 de septiembre de 2011

En el diván de Freud

"La anhedonia vino luego de una terrible depresión causada por mi debilidad, por sentirme decepcionada del mundo, por nunca haberme sentido querida... Sé que no es verdad, pero nunca nadie me amó como me habría gustado: ni mi madre, ni mi familia, ni mis amigos. Nunca fui la número uno ni la número 399 de nadie (quizás la 415, jeje). En cambio, para mí, todos fueron lo primero siempre. Pero eso ya pasó, soy más realista y ahora la anhedonia se fue, y en su lugar quedó una sensación de felicidad y plenitud, me siento como una cantante famosa que tiene lo que siempre soñó: fama, fortuna, amor, belleza, miles de admiradores, una familia, éxito... Siento que he logrado todo, aunque estoy consciente de que no tengo nada, pero así me siento. Las ganas de vivir se han ido, no hay nada por qué luchar, me siento plena, pero la vida me parece plana y aburrida, no hay ambiciones porque he cumplido todas o, al menos, eso siento. Ya no espero nada de nadie.

En poco tiempo comprendí todo: la felicidad no es algo que deba buscarse, sino es algo que debe practicarse, y esa felicidad incluye tristezas, alegrías, momentos difíciles, pérdidas, fracasos, risas, arrepentimientos… Hoy, me siento más feliz que nunca y no tengo nada de lo que soñaba cuando era apenas una niña. No soy quien me habría gustado ser, pero tampoco soy quien no quería ser. Siento que ya no hay nada más que pueda aportar a nadie. Me siento satisfecha con lo poco que he hecho. Me siento como una anciana que mira atrás su vida, se siente orgullosa de ella y sólo espera morir. Estoy aburrida de vivir, es como si lo hubiera visto todo, como si lo hubiera sentido todo, nada me sorprende, nada me hace falta… Lo que me hacía feliz, ya no me llena, los sueños que tenía ya no me harían feliz porque ya lo soy, practico la felicidad todos los días. No quiero nada, espero el final, no más. Siempre pensé en los demás, los amé a todos, habría dado lo que fuera por quien me lo hubiera pedido, incluso mi vida, pero ahora, no. Seré egoísta y haré lo que crea mejor para mí porque, por pimera vez, sólo importo yo, creo que después de todo, merezco hacer algo por mí. Y si esto que siento es una depresión muy profunda que requiere medicamentos, prefiero seguir con ella porque me gusta mi nueva yo, me gusta ser feliz y me gusta no querer vivir".

La psicóloga no sabía qué decir... Después de unos minutos supe que no tenía una solución a mi "problema". Su paciente era demasiado auto-analítica y no había acudido a la sesión por voluntad propia. Al final de la conversación, me dio un abrazo y me deseó mucha suerte...

8 comentarios:

Cary dijo...

Kary, no comprendo muy bien cómo se puede ser felíz y no querer vivir. Me parece un contrasentido ya que cuando uno se siente bien, pleno......digamos felíz, quisiera comerse la vida a bocados, la siente arder en su interior y le sobran ganas para cualquier cosa. Aunque, para mí la felicidad se compone tan solo de momentos, es fugáz y casi siempre breve, es cierto que no se busca sino que cada quien se debe procurar la suya siendo esta una empresa que para la mayoría lleva toda la vida, solo aquellos que la han sentido son capaces de notar su falta, pero no todos los que la alcanzan la reconocen.
En fin, lo cierto es que no logro entender que alguien "felíz" se sienta como describe este texto más propio de alguien bastante deprimido o al menos distímico.
Un besin amiga.

Sufit dijo...

Me suena a saturno más que a otra cosa. O quizá solo quiero que así sea???

Mademoiselle Grimoire dijo...

saludos!!!!!
despues de teimpo vuelvo a aparecer !!!!!!!
he estado absorvida en mis propia vida sin sentido donde los dias solo pasan uno tras otro y yo igual por dentro con el espiritu deprimido y teniendo pesadillas con los estudios y esas cosas.
&&&&&&&&&&&
mmm pues eso pasa cuando les toca un paciente autoanalitico que obviamente se conoce muy a si mismo y que incluso les da las respuestas antes de que ellos siquiera piensen en que decir
en lo personal los psiquiatras que me han atendido(son 2)solo me han servido para recetarme antidepresivos calmantes y una que otra cosa para dormir
si la felicidad verdadera a veces parece no existir pero me a pasado algo similar
uno se siente tan feliz como deprimido a la vez no feliz con la vida pero a la vez casi con resignacion hacia mi vida
que me queda!!!!!!
seguir con mi vida y ya!!!!
siempre que me siento mal por no estar satisfecha con mi vida solo me queda pensar en que siempre habra gente cuya vida sea mejor que la mia y gente cuya vida sea peor que la mia
por lo tanto debo estar bien conmigo misma
en lo personal creo que hay cosas que me "alegran" la vida por minutos o segundos cosas como una cancion, un perfume o una coca cola
cosas simples o complejas
no lo se
eso depende de quien lo vea
pero nada me alegra de verdad
todo es pasajero

kaar dijo...

Entrada rara, como siempre, jejeje. Es un poco difícil de entender, pero sí, me siento feliz. Todos los días me levanto y sonrío por todo lo que tengo. Me siento bien con todo, pero ya no busco nada más... Llámenlo resignación si quieren, pero soy feliz al cantar canciones por la mañana mientras estoy en la ducha, soy feliz al maquillarme, soy feliz al recibir un mensaje de algún amigo... soy feliz al ver a mi gato jugando... Es sólo que ya nada me sorprende.

Cary dijo...

Entiendo Kary, y creo que no está mal conformarse o resignarse con lo que nos toca vivir. Es cierto que mirando a nuestro alrededor es fácil ver gente que está peor. Yo quisiera ser así pero soy todo lo contrario, no dejo de buscar aquello que quiero para mi vida y esa búsqueda, hasta ahora infructuosa, es la que no me deja vivir. Qué le voy a hacer!!!
Mademoiselle, parece que las tres somos muy autoanalíticas, jeje. También me ha pasado lo mismo con la spiquiatra.

Mademoiselle Grimoire dijo...

mmm pues yo tambien me siento feliz cuando me maquillo o cuando veia jugar a mi gato cornelio (ahora solo me conformo con su clon virtual en mi blog)
...sobre lo de la resignacion
cuando me he resignado a algunas cosas he dejado e sufrir por ellas
mmm... talvez la clave sea saber con que cosas uno debe resignarse y con cuales uno debe luchar por lo que quiere.
a veces hay cosas que no nos dejan vivir y uno empiez a vivir torturado(a)hasta que las consigues o hasta que te olvidas deellas o hasta que te resignas (o al menos en mi propia experiencia)
ya hablando de gatos y de maquillaje esperare el dia de la paga para ir a comprarme una o dos toneladas de maquillaje y luego tratare de convencer a mi madre de traer un gato a la casa (se que lo del gato sera lo mas dificil)talvez eso me alegre un rato.

kaar dijo...

No, Cary, en serio que no es resignación intencional, es sólo que... sucedió. Digamos que vivo día a día. =D No te preocupes, sólo es cuestión de tiempo, poco a poco todo lo que quieres se hará realidad. Es paso a paso. =)

Mademoiselle, las penas con maquillaje son menos, jejeje, de hecho, hace poco hice mi blog de maquillaje, pero por falta de tiempo no he publicado nada, sólo tengo borradores. Es uno de mis pocos vicios. =D Y síp, los gatos traen felicidad. Por cierto, el mío tiene su clon virtual en Facebook, jejeje.

Mademoiselle Grimoire dijo...

ooooo un blog de maquillaje que se quedo en borrrador
........ me recuerda a todos los blogs que abri y q se quedaron en borrador
ahora solo me quede con uno
realmente se estaba volviendo una mania eso del blog.
....ademas yo tambien queria tener uno de maquillaje jijijiji (otro blog mas)
nueno mientras todas esas manias,vicios u obseciones sean sanas y nos hagan felices(aunque sea por unos minutos) pues estan bien alegrarnos la vida con ellas.

saludos chicas
ya estare viniendo por aca mas seguido