Follow by Email

lunes, 29 de abril de 2013

Asexuales, el nuevo colectivo que reclama por sus derechos


Los asexuales, que representarían el 1% de la población en el mundo, comienzan a organizarse en Internet. Se agrupan en la Asociación para la visibilidad de los asexuales (AVA), que lucha por los derechos de quienes no tienen ni están interesados en el sexo. Se sienten discriminados.

 Julián no ha experimentado jamás deseo o atracción física, ni por su novia, ni tampoco por hombres, al igual que todos los "asexuados", que han decidido salir de la sombra en Francia, país conocido por celebrar el amor y la seducción y por ser la patria de los "french lovers". 


"Comprendí que era asexuado mirando una noche un programa de televisión", explicó este ingeniero informático de 27 años, quien antes sentía que su ausencia de interés por el sexo no era del todo "normal", pero tendía a reprimir ese sentimiento.

Julián hacía el amor con su novia, pero lo hacía sobre todo por ella, para darle placer, y no llevado por sus deseos, pulsiones o fantasmas, reconoció.

Después de haber comprendido que no tenía pulsiones sexuales ni ganas de tener una vida erótica, Julián navegó en la red, en algunos foros especializados sobre este tema, y halló a otra joven, asexual como él, con quien comparte una relación feliz...y casta.

Los asexuales, que representarían según estimaciones 1% de la población en el mundo, comienzan a organizarse en Francia, donde celebrarán este viernes una jornada para dar a conocer sus diferencias.

"La sociedad presenta el sexo como una obligación", analizó el vicepresidente de la Asociación para la visibilidad de los asexuales (AVA, por sus siglas en ingés), que se identifica sólo como Paul.

Lo opuesto, la ausencia de vida erótica, es considerada como una especie de tara, lamentó el vicepresidente de AVA.

"Ser asexuado es una forma de sexualidad. Forma parte de la diversidad de las sexualidades humanas y es mucho más importante reconocer su existencia que tratar de criticarla", subrayó el analista.

Lo cierto es que no es fácil vivir esta diferencia de orientación sexual en una sociedad donde las relaciones sexuales son consideradas una de las claves del bienestar y desarrollo personal, recalcó.

Hace dos años, una conocida periodista parisina, Sophie Fontanel, contó que había cesado de hacer el amor, en una novela titulada "L'Envie" (Las ganas).

El libro provocó críticas y le valió reproches a su autora de que no amaba a los hombres, y que estaba deprimida.

La novela se vendió bien, hasta 1.000 ejemplares diarios. Y muchas lectoras le agradecieron haber puesto en palabras su propia ausencia de deseo.

Aseguran que tienen una vida complicada
La falta de deseo sexual genera complicaciones y problemas a los asexuales en sus relaciones con gente que sí tienen ganas de disfrutar del sexo, reconocen asexuales.

"Conocí a una mujer hace cinco meses y me enamoré de ella (...) pero no siento ningún deseo sexual y siento que ella está tomando sus distancias, aunque le es difícil porque me ama profundamente", escribió un hombre bajo de forma anónima en un sitio en internet (www.asexuality.org).

"¡Qué sufrimiento, lloro de rabia!", expresó el hombre que se presentó como Empático de Lyon, una ciudad del centroeste de Francia.

Según el vicepresidente de AVA, muchos asexuales forman pareja con otros como ellos.
En el 2004, un profesor canadiense de Brock University, Anthony Bogaert, estimó que los asexuales representan 1% de la población.

Y la Comunidad de visibilidad y educación asexual (Asexual Visibility and Education Network - AVEN), fundada en 2001 por el estadounidense David Jay, indica que tiene 70.000 miembros en el mundo.

Bogaert estima también que esta comunidad sufre discriminaciones. "El promedio de los heterosexuales siente por ellos menos consideración que hacia los gays y lesbianas", señaló.

El término de asexuales empezó a ser conocido a fines de los años 90, gracias a internet y sus foros especializados.
En 2010, se celebró en Estados Unidos una semana dedicada a los asexuales, con acciones de sensibilización.
http://www.losandes.com.ar/notas/2013/4/26/gays-transexuales-asexuales-nuevo-colectivo-reclama-derechos-710792.asp

lunes, 22 de abril de 2013

Entrevista con Isabel Gemio


  • Psicología: ¿Se puede vivir sin sexo?

    Nuestra psicóloga María Jesús Álava Reyes nos dice que hay muchas maneras de renunciar al sexo. Asegura que hay que distinguir entre lo que sería un comportamiento asexual (de personas que no quieren saber nada) con un deseo sexual inhibido de alguna forma, que puede ocurrir en determinadas fases o momentos de la vida.
    Pincha en la radio


    Programa "Te doy mi palabra" de Onda Cero. Domingo 21 de abril 2013.


sábado, 20 de abril de 2013

'S=EX2' La ciencia y El sexo

Pere Estupinyá se basa en los testimonios de asexuales, fetichistas, mujeres multiorgásmicas, anorgásmicas o intersexuales para su última obra.
Una aproximación al sexo innovadora y original que revolucionará nuestra mente y quizá también nuestro comportamiento.
Es el libro más riguroso, ameno, y completo que un autor haya escrito nunca sobre el fascinante estudio científico de la sexualidad humana.
Pere Estupinyà, el ladrón de cerebros, se sumerge en una novedosa investigación científica y para ello participa en un estudio de la Rutgers University sobre disfunción eréctil y el orgasmo masculino, visita centros de referencia como el prestigioso Instituto Kinsey, se infiltra en clínicas de medicina sexual, acude a los mayores congresos internacionales de sexología, y entrevista a fisiólogos, psicólogos, antropólogos, terapeutas, sociólogos, biólogos evolutivos y neurocientíficos expertos en sexualidad.
Pero también habla directamente con asexuales, fetichistas, mujeres multiorgásmicas, anorgásmicas, intersexuales, pasa una noche en un club de swingers de Nueva York, participa en eventos sadomasoquistas, aprende técnicas de tantra, habla con actores porno, y acude a talleres donde una mujer enseña a tener orgasmos con la respiración y la mente.
Todo esto acompañado de una revisión exhaustiva de bibliografía científica donde encuentra valiosos estudios sobre los procesos inconscientes de la atracción, la conexión entre mente y genitales, el sexo online, la desinhibición, la diferencia entre orientación e identidad sexual, nuestra naturalezapolígama versus la monógama, la relación entre el placer y el dolor, las disfunciones sexuales más frecuentes, e infinidad de anécdotas históricas, consejos prácticos, reflexiones profundas, y respuestas a qué nos ocurre cuando estamos disfrutando de la actividad que más nos interesa, pero que paradójicamente la ciencia tiene más reparos en explorar.
En definitiva, una innovadora y original aproximación al sexo que revolucionará nuestra mente y quizá nuestro comportamiento.
Pere Estupinyà es químico y bioquímico. Abandonó su doctorado en genética para dedicarse a la difusión del conocimiento científico.
Ha sido Knight Science Journalism Fellow en el MIT y ha trabajado en los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, y como consultor en la Organización de Estados Americanos y el Banco Interamericano de Desarrollo.
También ha sido editor del programa Redes de TVE y ha escrito en diferentes medios de comunicación. Es un omnívoro de la ciencia, y no pierde ocasión de robar cerebros científicos con el objetivo de difundir su preciado contenido.
Es autor de 'El ladrón de cerebros (Debate, 2010). Actualmente reside en Nueva York. Pere Estupinyà, autor de 'S=X2. La ciencia del sexo' (Debate, 2013).
http://www.periodistadigital.com/ocio-y-cultura/libros/2013/04/09/pere-estupinya-desvela-ciencia-del-sexo-redes-mente-comportamiento.shtml

jueves, 11 de abril de 2013

El creciente fenómeno de la asexualidad se cobija en internet

Decenas de miles de personas «sanas pero que prefieren vivir sin sexo» se citan en páginas especializadas que se multiplican.
«Soy asexual y me va fenomenal» decía un personaje televisivo de la España de los años 90 en el show de Pepe Navarro. La broma se ha convertido en veras una década después. El fenómeno de la asexualidad, que como casi todos nació en Estados Unidos, agrupa a un creciente número de personas que buscan cobijo en internet por sentirse «bichos raros», incomprendidos que sólo hallarán burlas o censuras si hacen pública su condición.
 Geri Rich Jones es la fundadora de la Sociedad Asexual Americana, uno de los grupos pioneros que ha encontrado ya hasta una veintena de réplicas en internet, tanto en Estados Unidos como en Europa.
 Para explicar el fenómeno, es fundamental aclarar qué significa la asexualidad. Expertos como el británico Phillip Hodson o la española Pilar Cristóbal lo han abordado durante años. Su trabajo, y el de otros seis colegas, lo han definido en trabajos publicados en el último lustro. Consiste en la falta de interés por el sexo sin que medie ninguna enfermedad. Son personas para las que el sexo no es una prioridad ni una necesidad, aunque pueden mantener relaciones satisfactorias. Simplemente, pa-san. No tienen contactos íntimos o los viven de forma muy esporádica. No se consideran enfermos, no quieren ayuda ni tratamiento. Pueden mantener relaciones «sentimentales» y se declaran «más felices». No asumen castidad ni abstinencia, puesto que pueden romper su condición cuando quieran. No sienten ningún compromiso personal. Es una preferencia.
 Los asexuales no sufren dolor ni disfunción, ni una ausencia patológica de deseo, ni trauma. Tan sólo ignoran de forma voluntaria su faceta sexual. Esta condición puede darse, por igual, en heterosexuales y homosexuales.
 Todos los trabajos publicados en los últimos años coinciden en señalar que un 3% de la población es asexual y que esa proporción ha existido siempre. Incluso, hay listado de célebres asexuales como Isaac Newton, Hans Christian Andersen o Kafka, quienes en vida manifestaron su inapetencia sin que conste ninguna enfermedad.
 Si los datos de los expertos son rigurosos, más de un millón de españoles sería asexual. Estas personas se sienten «presionadas u obligadas» por los omnipresentes mensajes eróticos que dicen recibir de la publicidad, los medios de comunicación, las artes y, en general, la sociedad.
 Para eludir esta situación, se refugian en internet. Sólo la Red de Visibilidad Asexual (una de las páginas especializadas en español), recibe más de 40.000 visitas diarias. En ellas se leen mensajes como «me dicen que soy un aburrido, un viejo, un enfermo... pero yo me encuentro estupendamente. Ya no lo cuento más. Nunca. A nadie». Al menos, de viva voz.
http://www.lavozdigital.es/cadiz/20080523/sociedad/creciente-fenomeno-asexualidad-cobija-20080523.html