Follow by Email

viernes, 16 de enero de 2015

Entrevista para la prensa nacional

El próximo miércoles 21 de enero, el periódico El Mundo publicará en su suplemento un artículo sobre asexualidad y otras orientaciones aún desconocidas para la mayoría.
Aquí os dejo mi colaboración para el mismo en forma de entrevista.

1- Antes de nada, aclarar algunos conceptos. ¿Qué significa ser realmente asexual? Según me he informado, no es lo mismo un asexual que una persona que por X motivos no quiere tener sexo. ¿En qué se diferencian ambos? Para que la gente lo entienda y así poder quedar todo claro, especialmente en los términos que tantas veces, incluso en la prensa se confunden. 
Efectivamente, no es lo mismo una persona que decide voluntariamente renunciar al sexo que una persona que no siente la necesidad o el impulso de practicar sexo. El primero tendrá una razón para ello y esto, muy seguramente, le producirá algún tipo de sufrimiento. En el segundo caso, la persona puede llevar una vida perfectamente normal ya que no se está obligando a nada. La asexualidad no causa sufrimiento al individuo una vez que el individuo se reconoce como tal. Es tan solo el desconocimiento de esta posibilidad lo que nos hace sentir raros con nosotros mismos. 
La asexualidad es sencillamente la falta de atracción sexual hacia otras personas. Es decir, un heterosexual siente atracción sexual por las personas del sexo opuesto, un homosexual por las de su mismo sexo y un bisexual siente atracción por ambos indistintamente. Los asexuales no sentimos atracción sexual por ningún sexo y eso, quiero dejarlo claro, es algo con lo que se nace al igual que ocurre con las demás  orientaciones. Yo creo que uno homosexual no se vuelve hetero con los años y cuando eso ocurre es porque descubre de pronto su bisexualidad. La orientación sexual no se elije, es algo que uno descubre desde niño y con lo que debe ser coherente. 
2- La asexualidad se puede definir como una condición, verdad? En ese caso, ¿cuándo se da cuenta uno de que es asexual? En tu caso, si se puede contar, ¿cómo y cuándo te diste cuenta? Dicen que en la mayoría de los casos es desde niño, que desde pequeñito te das cuenta, pero ¿realmente es así? ¿Qué sucede, qué ocurre?
Pues sí. Con la asexualidad ocurre como con cualquier otra orientación o condición sexual. Ya desde niño uno siente ciertas pulsiones aunque no sepa identificarlas hasta que no oye hablar de sexo. Luego en la adolescencia, o incluso antes, ya se empieza a notar claramente cuales son las preferencias de cada uno. Los chicos y chicas heterosexuales buscan sus primeros romances y es muy habitual que también se tengan las primeras experiencias sexuales. Quizá, y aún hoy en día, los chicos y chicas homosexuales puedan tenerlo algo más difícil para aceptar su condición en un primer momento y esto a pesar de que la homosexualidad es bien conocida y reconocida en nuestra sociedad. Pero imagina ahora cómo se puede sentir un adolescente que no siente la necesidad de experimentar sexualmente con nadie y que, además cree que tiene que encajar en alguna de las orientaciones sexuales conocidas. 
Esto es lo que me ocurrió a mi. Yo soy una asexual hetero-romántica, es decir, me siento atraída por el género masculino e incluso puedo llegar a enamorarme. Cuando llegó la adolescencia y empecé a tontear con algún chico, más por imitar a mis amigas que por iniciativa propia, me di cuenta de que no sentía nada de lo que se supone debería sentir cuando me daban un beso o recibía una caricia. Me torturé durante muchos años tratando de buscar a alguien que me despertase ese deseo y no me importaba que fuese un hombre o una mujer. Después de  años y de muchas experiencias fallidas decidí aceptarme como soy. Poco después descubrí en Internet la asexualidad y justo ese día se acabaron mis conflictos. 
3- Realmente, ¿cuáles son las razones que te llevan a ser asexual? En tu caso, ¿cómo fue? Sólo en el caso de que pueda ser publicado. Y segundo, por regla general, ¿qué les lleva a la mayoría a ser asexuales? Es decir, y de nuevo, me gustaría matizar: ¿existe motivos que te lleven a ser asexual o es simple y llanamente una condición más que desde pequeño ya se nota y sientes?
Esta es una buena pregunta y quiero insistir en que si existe algún motivo para renunciar al sexo no estamos hablando de asexualidad. 
He escuchado muchas veces a gente decir que en algún momento de su vida fue asexual. Esto no es posible. Nunca he oído de un hetero que haya sido homosexual en algún momento. Yo creo que uno sabe desde pequeño cuales son sus inclinaciones, sólo se necesita saber que las posibilidades son variadas, el abanico es mucho más amplio de lo que la gente conoce y por eso es tan importante la información. 
Asexual se nace y debo aclarar que no es algo que cause padecimiento al individuo por sí mismo. Lo que nos hace sufrir a los asexuales es el desconocer que esta opción existe, porque tengo que reconocer que es extraño incluso para nosotros no sentir atracción sexual por nadie a lo largo de nuestra vida.
4- ¿Una persona asexual puede enamorarse, aunque no tenga sexo? Es decir, compartir su vida con alguien, con algún compañero de vida. ¿Un asexual puede ser pareja de una persona que no sea asexual, es decir, que su pareja sí quiera y necesite sexo? 
Por supuesto que sí. Los asexuales somos gente normal y sentimos las mismas necesidades afectivas que los demás. Nuestro único handicap es que no sentimos deseo por nuestra pareja. Aquí hay algo que es importante matizar y es que los asexuales no renunciamos al sexo, no tenemos ningún tipo de animadversión o rechazo hacia el mismo. Es más, muchos de nosotros tenemos una libido perfectamente normal y disfrutamos del sexo a nuestra manera. Es cierto que nos cuesta un esfuerzo practicarlo con alguien pero eso no siempre es impedimento para hacerlo. 
Conozco a varias parejas asexual-sexual que están funcionando bien aunque, sin duda, lo ideal sería una pareja de asexuales.
Por otro lado, también conozco muchas parejas que se han disuelto por ser uno de los dos asexual sin saberlo. Este tipo de casos conlleva muchas veces largos años de sufrimiento para una de las partes o para ambos. Por eso insisto en la importancia de la información, primero uno debe conocerse y aceptarse a sí mismo y, si hay buena comunicación y afecto sincero, la pareja tiene posibilidades.
5- Cómo explicar a una sociedad tan erotizada como la nuestra, que se vive perfectamente siendo un asexual... Es decir, ¿cómo explicarle a la sociedad que no pasa nada, que es algo normal, que la asexualidad existe?
Yo creo que no hay necesidad de explicar nada, tan solo pedir tolerancia y respeto hacia los demás sean cuales sean sus gustos y preferencias sexuales. El sexo es algo para disfrutar, es algo íntimo y privado que, siempre que no dañe a nadie, es lícito practicar a placer de cada quien. Entiendo que por muy de moda que se ponga la bisexualidad, si tú eres una mujer heterosexual no vas a disfrutar igual que una homo o una bi acostándote con otra mujer. Eso es lo que nos pasa a los asexuales, en cambio sí podemos disfrutar la experiencia de otra forma si es que nos lo proponemos.
La gente aún relaciona la palabra asexual con negación al sexo y no es así. Quizá si entendieran que tan solo es una forma diferente de vivir la sexualidad dejaría de llamarles tanto la atención. Tal vez haya que cambiar la denominación asexual ya que lleva a confusión constantemente.. 
6- ¿Por qué existe tan poca visibilidad, todavía? Y por qué, ahora parece que ya está empezando a ser un poco más visible?
Pues no lo sé. Yo supe de esto hace unos cinco años. Hasta entonces no había escuchado hablar de ello en ningún sitio. En cambio ahora, y gracias al interés que mostráis los medios, se escucha cada vez con más frecuencia el término. 
La asexualidad siempre ha existido, incluso en el mundo animal, pero supongo que no es fácil, ni aún para nosotros, reconocer que no sentimos el sexo como los demás. Tuvo que ser en otros países, como Canadá y América, donde empezaron a salir personas sin miedo a contar sus experiencias. Allí nació el término y allí se han hecho las mejores investigaciones científicas sobre la asexualidad en humanos. 
De todas formas, aún hay un largo camino por recorrer ya que me sigo encontrando artículos que dan información errónea y hay mucha gente aún que tiene dudas incluso sobre nuestra existencia.
7- ¿Qué te llevó, Lucia, a escribir el libro? Todo lo que me quieras contar adelante. 
Fue tal el alivio que experimenté cuando descubrí que era asexual que sentí la urgente necesidad de compartirlo. Mi primer impulso, a parte de contárselo a los míos, fue plasmar mi pesadilla en pequeños relatos que puntualmente subía a mi blog. Me había hecho tanto bien leer los comentarios y aportaciones de aquellas personas que habían vivido lo mismo que yo, que quise devolver el favor. Los relatos breves que colgaba iban teniendo muy buena acogida por parte de mis seguidores y fue uno de ellos quien me sugirió convertirlos en novela. 


Creo que ya he contado lo que quería. Me ha encantado tu entrevista, creo que es la primera que deja de lado el morbo y no se centra en mi vida privada, cosa que por otro lado no aportaría nada al tema, y sí en mi experiencia, desde mis vivencias personales a las que como he constatado nos son comunes a los asexuales. 

Beatriz Gómez Portalatín. Periodísta de El Mundo.

No hay comentarios: