Follow by Email

domingo, 29 de marzo de 2015

También los asexuales se hacen visibles


La vida sin deseo carnal es posible y estudios canadienses de 2004 revelan que el uno por ciento de la población adulta vive sin sentir atracción física por hombres o mujeres.
Los asexuales, un reducido grupo para el cual el sexo resulta por completo irrelevante; son quienes no creen que el otro no sea atractivo sino que por su naturaleza no les importa. (Shutterstock)
Ciudad de México

Son una minoría dentro de las minorías. Espectros que deambulan indiferentes en un mundo dominado por el placer carnal. Seres a quienes las imágenes eróticas que tapizan las calles y que invitan seductoras al consumo les provocan nada. Son los habitantes impasibles, invisibles y muchas veces considerados frígidos de una sociedad hedonista. Se trata de los asexuales, un reducido grupo para el cual el sexo resulta por completo irrelevante; son quienes no creen que el otro no sea atractivo sino que por su naturaleza no les importa.
Aldo está sentado frente a mí en un café del Centro Histórico. Es la época del año en que el aire aún enfría el cuerpo; sin embargo, adentro, solo la luz del Sol se filtra para reconfortar al joven alto, moreno, de profundos ojos negros, espigado como espárrago. A nuestra cita ha llegado perfectamente arreglado: camisa azul marino, pantalones de vestir, zapatos negros y un olor a colonia fresca. Desde su silla, el joven mira a su alrededor indiferente, casi arrogante, como si nadie o nada le causara interés.
Esta actitud, dice, no es nueva, desde siempre ha sido así: aunque en este salón puede hallar a alguien estéticamente atractivo, el encontrarlo sería "como admirar el amanecer, la puesta del Sol; una obra de arte", me explicaría más tarde entre un sorbo de café esforzándose para que yo, un heterosexual más de los que conviven —o acechan— en esta ciudad, logre comprender su condición.
Aldo es uno de los, si acaso, 50 mexicanos que forman parte de un colectivo que se declara abiertamente asexual, hombres y mujeres que no sienten atracción sexual, o sienten muy poca. Recientemente, este grupo ha logrado contactarse a través de internet y las redes sociales. Además, poco a poco, hombres y mujeres de diferentes edades y ciudades de la República han logrado frecuentarse personalmente con la idea de intercambiar experiencias, información y dar a conocer a la opinión pública quiénes son y qué es la asexualidad.
ENTRE PELUCAS Y ZAPATILLAS
Una impresionante columna carnavalesca avanzó por el Paseo de la Reforma el último sábado de junio de 2014. Como cada año, los asistentes a la marcha del orgullo gay portaban vestimentas multicolores, alocadas pelucas, altísimas zapatillas, hermosas alas emplumadas sobre carros alegóricos que iban fondeados por los estruendosos beats de la música electrónica.
Nuevamente, el colectivo LGBTTTI (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual) salía para exigir a las autoridades que se le otorgara a su comunidad los mismos derechos que cualquier otro ciudadano tiene en el país.
"Me dijeron que era solo un reprimido, que no he encontrado quién me satisfaga"
Mezclado entre los arcoíris estampados dispersos aquí y allá, las alocadas vestimentas, las pelucas, las zapatillas y las alas emplumadas, se encontraba un tímido Aldo envuelto por una multicolor bandera de franjas poco convencional y que despertaba algún interés en los asistentes a la marcha. Unos días antes, ya declarado abiertamente asexual, el joven, que entonces estudiaba idiomas, había decidido que iría a la concentración portando el máximo símbolo del movimiento: un lábaro a rayas horizontales que combina los colores negro, gris, blanco y púrpura y que simbolizan la asexualidad, la demisexualidad, la sexualidad y la comunidad, respectivamente, y que él mismo confeccionaría.
La intención de hacerse presente, como lo han hecho otros asexuales alrededor del mundo en ciudades como San Francisco, Londres, Estocolmo y Toronto con el emblema internacional, era ver si alguien más se reconocía y podían entrar en contacto con él para entablar una amistad o, simplemente, intercambiar información. Aldo imaginó que no faltaría alguien, quizá alguno de los pocos mexicanos que por entonces rondaban anónimos los nutridos foros de páginas de internet como asexuality.org.
Sin embargo, el joven se sorprendió al ver pasar las horas caminando y hablando con algunas asistentes que se acercaban, pero sin lograr dar con otra persona que compartiera su orientación sexual. Algunos de los curiosos le cuestionaron de qué era su bandera, de qué se trataba la asexualidad; si acaso los asexuales no tenían genitales, si eran como maniquíes, como eunucos; otros, como dice que le sucede continuamente, trataron de convencerlo —amable y sutilmente— de que quizá él era solo un reprimido que no había encontrado aún quien los satisficiera sexualmente.
"En ese momento me sentí completamente solo", me dijo mientras pedía que le volvieran a llenar la taza con café americano.
UNA RELACIÓN EXTRAÑA
Hace justo dos años, luego de investigar por un largo tiempo qué era ese algo que lo detenía justo en el momento en que tenía que dejar de andar de "manita sudada" con sus parejas y dar el siguiente paso en la intimidad, el joven de 31 años supo que pertenecía a esa minoría dentro de las minorías que no sienten deseo sexual por mujer, hombre o nada que exista en el mundo.
La historia de Aldo, quien tuvo su primera relación sexual a los 17 años con otro chico y la última hace siete años, cuando tenía 24, es como la de cualquier asexual, como la de Shiadany.
Esta chica de 22 años, además de Aldo, fue la única del grupo de por lo menos ocho jóvenes que un día antes había yo encontrado de manera fortuita reunidos frente a Bellas Artes y que se dijeron dispuestos a encontrarme al día siguiente para compartir sus historias. Shiadany narró que tuvo su primera pareja en la secundaria, pero más como una respuesta a la presión que sus amigas ejercían sobre ella para que tuviera novio. En la preparatoria, la ahora odontóloga, dice que tuvo otra relación, la cual tampoco la entusiasmó por completo.
"Después de eso, llegó una persona que me atrajo mucho su forma de ser, de pensar, como se veía y fue muy fuerte. Hubo una gran sensación. Comenzamos a vernos, a salir; pero yo no tenía la necesidad de abrazar ni de besar, simplemente con el hecho de que esa persona estuviera a mi lado me sentía a gusto", recordó.
No obstante, Shiadany dice que la otra persona no pensaba así. "Decía que si no la besaba o no la abrazaba era porque no la quería. Ella me decía que no sabía cómo acercarse más a mí y yo le respondía que yo tampoco sabía cómo tener más contacto físico con ella. Era extraña la relación —admitió—. Yo la estimé demasiado, pero al final decidimos terminar de mutuo acuerdo".
Un poco más adelante, antes de entrar en la universidad, la chica bajita, de piel morena y cabello negro dice que se dio la oportunidad de salir con otras personas, hombres y mujeres; sin embargo, no logró sentir interés más allá de estar cómoda con quienes salía. "En ese momento me pregunté qué pasaba. No sabía por qué yo era así. Entrando a la universidad me puse a investigar. Me pregunté, ¿qué soy?, ¿soy lesbiana, bi (sexual), no me siento de ningún lado", afirmó.
Fue entonces cuando se puso a indagar —como la mayoría de quienes actualmente buscan una respuesta a la incertidumbre— en el amplio e incierto mundo de internet. Ahí, encontró un mar de información desordenada pero que coincidía con lo que venía experimentando desde hace muchos años como falta de deseo sexual y necesidad de solo de cariño y compañía. "Fue entonces cuando me dije sí, soy asexual", aseguró.
EL LADO ROMÁNTICO
Por sus características, Shiadany pertenece a un tipo de asexuales que tienen marcada una tendencia romántica. Este tipo de personas, según explica la Red por la Visibilidad y Educación Asexual (AVEN, por sus siglas en inglés), son quienes necesitan más afecto que contacto físico, es decir, son quienes únicamente necesitan estar acompañados por su pareja.
AVEN añade que entre las orientaciones que tiene la asexualidad se encuentran los arrománticos que son los opuestos a los románticos; otros son los que experimentan únicamente atracción estética sin necesidad sexual; atracción sexual con mucho menos intensidad que lo que se considera normal; demisexualidad, que es quien solo puede llegar a sentir atracción sexual con quien construye un vínculo emocional muy estrecho y profundo; e, incluso, el transexualismo asexual, hombres que se visten con ropa de mujer pero que no practican ninguna relación sexual.
A pesar de que desde siempre se ha considerado a quienes no experimentan el mismo nivel de deseo sexual como "frígidos", fue hasta hace poco, en 2004, cuando Anthony Bogaert, un psicólogo y experto en sexualidad humana de la universidad de Brock ubicada en St. Catherines, Ontario, Canadá, dio a conocer que únicamente el uno por ciento de la población adulta en el mundo, como Shiadany y Aldo, no tiene interés en el sexo.
Más de 10 años atrás, en 1994, una encuesta llevada a cabo por la universidad de Chicago mostró que el 13 por ciento de 3 mil 500 participantes no había tenido relaciones sexuales en el último año; de ellos, 40 por ciento dijo sentirse muy o extremadamente contentos con sus vidas. Por supuesto que no todos quienes respondieron con esa tendencia necesariamente eran asexuales.
Al respecto, Aldo y Shiadany dicen que nunca han buscado ayuda profesional con un psicólogo o algún especialista porque se han aceptado como son. "Yo podría ir al médico, estoy seguro de que habría alguna medicina que me ayudara a incrementar el deseo sexual, pero así estoy contento", responde él.
Existe otro grupo de personas que por alguna razón ha dejado de practicar o jamás ha tenido sexo, los célibes, es decir, aquellos que han decidido la abstinencia por diferentes causas, ya sea por salud, razones morales o religiosas y con quienes los asexuales piden no confundirlos. Justo este grupo es el que en las redes sociales, como en el grupo de Facebook llamado "Asexuales Mexicanos", constantemente tienen que ser controlados por los administradores para evitar que se convierta en una página de encuentros de parejas.
Aldo dice que a él le gusta verse bien, sentirse atractivo, que no es una persona solitaria que tenga su casa llena de gatos. "Me gustaría encontrar algún día a alguien con quien compartir mi vida sin dejar de ser quien soy", sostiene. "Yo no tengo que esforzarme para contenerme las ganas de tener sexo y eso ha sido así siempre", asegura cuando le cuestiono si no se trata de una tendencia, de una moda pasajera. "Para mí hay mucha vida más allá del sexo", aclara.

Antes de dejar el café cubierto de azulejos, Aldo asegura que el ser asexual le ha permitido poder enfocarse en otros asuntos importantes de su vida como es estudiar, trabajar y ahora buscar que la asexualidad sea reconocida como una orientación sexual que tenga los mismos derechos que han ganado varios colectivos en los últimos años en el país. No obstante, antes de despedirnos, me enfatiza que lo más importante para él es la solidaridad, "que se nos entienda y que seamos aceptados, ser visibles".
http://www.milenio.com/tendencias/asexuales-tendencia-dominical_0_484751853.html

No hay comentarios: