Follow by Email

jueves, 28 de julio de 2016

5 mitos sobre la asexualidad en los que deberías dejar de creer






    La asexualidad es considerada una «orientación sexual no oficial».
    En los últimos años se está hablando mucho más sobre la sexualidad y hoy, por suerte, términos como homosexual, bisexual o transgénero ya son moneda corriente.
    En cambio, de la asexualidad no se habla demasiado. Es un término que poco se conoce, no se sabe bien qué significa ni qué agrupa exactamente. De hecho, Anthony F. Bogaert, investigador de la Universidad de Brock, explica que incluso para investigadores en la cuestión se trata de un tema desafiante.
    El primer estudio académico exhaustivo fue publicado reciben en 2004, en la revista Journal of Sex Research. Desde entonces han surgido algunos estudios sobre el tema, que incluyo por ejemplo el trabajo escrito por Julie Snodra Decker, titulado The Invisible Orientation: An Introduction to Asexuality, que fue dirigido a la audiencia general. 
    Asimismo, un documental de Netflix llamado (A)sexual permitió dar a conocer este término a la población general.
    Sin embargo, muchas personas aún no han escuchado o no conocen exactamente como se define a esta orientación sexual. Y existen como siempre muchos mitos en cuánto a la asexualidad.
    Muchos creen que agrupa personas que no tienen líbido sexual o que no tuvieron aún una experiencia sexual. Sin embargo, la asexualidad es otra cosa. A continuación te contamos los 5 mitos que probablemente creas o hayas escuchado en algún momento y en realidad no son para nada ciertos.


     5. La asexualidad es una elección 
    La asexualidad no es una elección. Se trata de una orientación, al igual que la bisexualidad, la homosexualidad o la pansexualidad, no suele haber elección cuando se trata de orientación.
     Sin embargo, no se sabe mucho sobre la asexualidad. De hecho, ni siquiera figura en la escala de Kinsey, que pretende describir la respuesta sexual de una persona en determinado momento.
     Bogaert explica que: «No conocemos realmente de dónde viene la asexualidad, pero mientras la orientación sexual de una persona no lastime a nadie, ¿de verdad importa?».

     4. La asexualidad es un trastorno mental 
    Un trastorno mental es definido como aquello que ocasiona angustia, minúsvalia u ocasiona cierto riesgo a la salud de una persona, afectando el humor, el pensamiento y el comportamiento de la misma.
     Tal como sucedió con la homosexualidad, la asexualidad fue en un momento considerada un trastorno mental. Sin embargo, actualmente, en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales 5 (DSM 5) ya no se considera la asexualidad específicamente como un trastorno.
     De igual modo, en varios estudios publicados los investigadores se oponen a la idea de considerar la asexualidad como un trastorno o como algo negativo, ya que en general las personas asexuales no tienen ningún problema con su asexualidad.

     3. Una persona asexual no siente deseo sexual
    En términos fisiológicos no hay ninguna diferencia entre una persona sexual y una persona asexual. Las personas asexuales sienten excitación y deseo sexual al igual que una persona sexual.
    Sin embargo, responden de un modo diferente: no se conectan con otra persona. Sienten el deseo, pero no tienen fantasías con otra persona ni desean compartir ese deseo con alguien más.

     2. Las personas asexuales no tienen relaciones románticas 
    Las personas asexuales pueden tener relaciones románticas ya que, en toda persona el deseo por el sexo y el amor son totalmente diferentes. De hecho, en una relación una persona asexual puede no expresar deseo sexual o puede participar sexualmente solo para complacer a su pareja.
     Kim Kaletsky escribió un artículo en la columna de The New York Times (Modern Love) titulado «Asexual and Happy», en donde señala:
      «Sentí el deseo de estar románticamente con ciertas personas, pero nunca sentí un deseo sexual por ellas». 
    Y de hecho, explica que aquellas personas que no sienten deseo de tener una relación romántica deberían agruparse bajo otro término: arrománticos.

     1. Las personas son sexuales o asexuales
    El deseo sexual no es tan simple de categorizar. Quizás algunas personas sienten una intensa atracción sexual mientras que otras no sienten absolutamente nada, pero también existen quienes sienten un intermedio entre los mencionados.
     De hecho estas personas se denominan demisexuales y el término agrupa en parte aquellas personas que se sienten atraídas a las personas una vez que las conocen.
     Después, también hay quienes se identifican entre románticos y arrománticos. Y luego quienes tienen una orientación bisexual, heterosexual, homosexual, pansexual, asexual, demisexual...

     Nuestra orientación y el deseo sexual no debería ser categorizados tan fácilmente ni deberían ser considerados estáticos, ya que la mente humana de por sí es muy compleja, más aún cuando se trata de deseos.

     ¿Qué opinas de estos mitos? ¿Los habías escuchado? ¿Tu percepción de la asexualidad ha cambiado ahora?


    PUBLICADO POR:
    ANGELINE SAADOUN
    http://www.batanga.com/curiosidades/64185/5-mitos-sobre-la-asexualidad-en-los-que-deberias-dejar-de-creer

    No hay comentarios: