Follow by Email

sábado, 27 de febrero de 2010

"Sólo necesitas conocer a la persona adecuada...”


Ésta es una respuesta que más de uno ha escuchado al revelar su asexualidad. Y a muchos asexuales parece molestar esta frase, ya sea porque no creen en el amor: lo ven como un simple capricho absurdo, porque creen que aun si se enamorasen no sería posible sentir atracción sexual, o bien, porque creen que es imposible enamorarse.

Por años, me invadió una ausencia de sentimientos, perdí la incapacidad de sentir amor por los demás (amigos, familiares, compañeros…), todo era simple apego, juraba que nunca me enamoraría porque eso era algo irracional. “La mente domina las emociones”, decía. Pero un día algo cambió, no sé cómo sucedió, fue en un instante… Ese ser arromántico, “cerebral”, apático ante el amor que alguna vez fui se desvaneció en la nada; y apareció una romántica que, en ocasiones, siente que el corazón le va a estallar de tanto amor guardado. Pasé de ser alguien que no sentía nada al dar un abrazo, a alguien que se siente plena al hacerlo. Por eso, no descarto el sentir atracción sexual en un futuro. Aprendí que nada terrenal es imposible.

Ahora, cuando me dicen “No eres asexual, sólo necesitas conocer a la persona adecuada”; respondo: “Tal vez, pero el conocer a la persona adecuada y tener una vida sexual normal, no necesariamente implica dejar de ser asexual”. En este momento, estoy convencida de que nací asexual o, al menos, con predisposición a serlo y siento que así seré el resto de mi vida… aunque como en todo, es de sabios cambiar de opinión… No sé si mañana piense lo mismo...

3 comentarios:

Solete dijo...

Yo también creí que no me enamoraría nunca y un buen día lo hice, no me arrepiento de nada, pero fue una experiencia de lo más desagradable. Desafortunadamente la chica no era asexual, y por mucho que ella diga creo que esto tuvo mucho que ver en que no llegásemos a buen puerto :(

kaar dijo...

Te entiendo, los desamores y las desilusiones son experiencias desagradables y muy dolorosas, pero dejan tantas enseñanzas... Aun así, prefiero no aprender.

Lourdes Frencia Gonzalez dijo...

A mi también me paso lo mismo que a vos ^^' pase de ser un cubo de hielo que no quería a nadie y se la pasaba insultando el amor y la estupidez de quienes lo sentian, a ser una persona cursi con pensamientos típicos de películas diabéticas