Follow by Email

lunes, 12 de diciembre de 2011

Asexualidad, ¿una moda?

Bandera símbolo de la asexualidad




Actualmente esta teniendo lugar un gran movimiento sexual. No se trata de orgullo gay, ni matrimonio gay. No se trata de relaciones sexuales entre los ancianos. Ni siquiera es una agenda oculta de Viagra de lo que estoy hablando. A pesar de lo que los latinos podamos pensar, en todo el mundo hoy en día se desarrolla un movimiento por el asexualismo, me refiero a personas asexuales, que es aquel que no tiene ningún interés en tener relaciones sexuales.




Ejemplo de un caso de estudio: Ingrid tiene 25 años de edad y lleva una vida saludable y vibrante. Tiene un trabajo satisfactorio como enfermera registrada, le encanta nadar, y se encuentra en una nueva relación de 7 meses. Lo que es único acerca de su relación es que ni ella ni su novio están interesados en tener relaciones sexuales entre ellos o con cualquier otra persona. Son lo que ellos mismos describen como "asexuales", y donde muchos médicos y psicólogos llaman a esto un problema que necesita ser tratado


Ingrid y su novio, sienten que esa es su forma de ser, que no hacen dano a nadie y que no hay nada malo en ello.


- Ingrid "No hay absolutamente nada de malo en nosotros. Solo sucede que ni Oscar ni yo nunca hemos experimentado atracción sexual. No es que yo soy una mujer que acostumbre a disfrutar del sexo y ahora no. Que bien podría ser algo hormonal. En mi caso , nunca he tenido una atracción sexual por alguien, hombre o mujer. Me gusta acurrucarme con mi novio, salir con él, y hacer todas las otras cosas que hacen las parejas sexuales.


"Salir del Closet"


Curiosamente, parece que Ingrid y su novio no están solos. Lo que antes era algo que muchas personas mantenían en privado ahora está saliendo del armario y los miembros están felices de finalmente poder encontrarse y definirse a sí mismos como asexual.La asexualidad se está convirtiendo en una nueva orientación sexual. El creciente debate Por supuesto, hay un creciente debate en la salud mental y la comunidad médica sobre el término asexual.Algunos profesionales creen que las personas que no les importa el sexo están experimentando un problema físico, emocional y hormonal. Hay muchos que definen a los humanos como "seres sexuales", sexbians que normalmente deben desear una relación sexual con sus parejas".


¿La prueba positiva?


Las personas que son asexuales se sienten que esto es incorrecto, y que es sólo el esfuerzo de los profesionales médicos para decirles lo que está mal con ellos a fin de corregirlos. ¿O es sólo por ignorancia que muchos profesionales no conocen sobre esta comunidad de personas.Pero poco a poco las cosas están empezando a cambiar. En un estudio realizado por Anthony Bogaert, un psicólogo y experto en sexualidad humana en la Universidad Brock en St. Catherine, Ontario se llego a la conclusión de que 1 de cada 100 adultos eran asexuales. Que se puede definir como el 1% de la población que no está demasiado lejos del 3% de la población que es gay.


¿Célibe o asexual?


Las personas que son asexuales quieren que se sepa que hay una diferencia concreta entre el celibato y la asexualidad. Alguien que es célibe es una persona que ha elegido no tener relaciones sexuales - los asexuales no han tomado esa decisión. Al igual que el heterosexual no eligió ser atraído por el sexo opuesto o el homosexual no eligió ser atraído por el mismo sexo - no tiene el asexual de hecho una elección - es sólo la forma en que siempre han sido.


¿Es esto algo nuevo?


Lo único nuevo de la asexualidad es el hecho de que por fin hay algunos estudios académicos y de investigación sobre el tema y por lo tanto, está recibiendo más atención los medios de comunicación y por lo tanto la atención del público. Todo parece indicar que desde hace tiempo, décadas atrás o incluso siglos siempre han existido personas que se han sentido así, que han sido asexuales, lo que ha sido algo que se ha mantenido oculto, pero no es nada nuevo. Quizá el ejemplo más antiguo de un personaje asexual pueda encontrarse en el personaje mitológico de Hipólito, que evita a las mujeres y dedica su vida a la castidad. Mas recientemente Howard Phillips Lovecraft un escritor norteamericano y el famoso Isaac Newton uno de los científicos mas influyentes que han existido en la humanidad.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

No me parece una enfermedad ni física ni psicológica. Desde el punto de vista físico, me imagino que hay características físicas comunes a muchos asexuales que expliquen su indiferencia hacia el sexo. Sería algo así como que las personas con la piel oscura tienen más melanina que las de piel clara.

El problema es que ante la avalancha de información que vende el sexo como algo indiscutiblemente bueno y placentero, la gente asexual se siente diferente, excluida, y ahí llega el conflicto psicológico: "por qué no soy como los demás?"

Y en algún momento llega la pareja. Pareja que probablemente no será asexual y no entenderá por qué demonios el sexo no funciona (o ni siquiera existe). Y tendremos a dos personas frustradas.

Es un tema muy complejo porque la asexualidad no es una enfermedad, igual que la sexualidad tampoco lo es, pero es una característica que afecta de lleno a la pareja y el conflicto tiene difícil solución. El "sexual" renuncia al sexo? El "asexual" cede y cumple por obligación? Se llega a un acuerdo por el que el "sexual" se puede buscar la vida sexual fuera de la pareja? Finalmente, se sacrifica una relación, probablemente maravillosa, por el solo hecho (o por el terrible hecho) de que no hay sexo?

La respuesta a todas estas preguntas... seguramente no existe.

Sería interesante un artículo sobre parejas en las que se da esta situación. Si sabéis de alguno y me lo podéis indicar, me interesaría mucho leerlo.

Un saludo
Natalia

Cary dijo...

Tratarémos de encontrar ejemplos y casos, pero no creo que sea fácil. Yo estoy convencida de que muchas parejas, si no la mayoría, tienen algún conflicto sexual en algún momento de sus vidas. No hay más que ver la cantidad de test que se plantean en las revistas destinados a valorar cómo va la vida sexual de las mujeres a que se dirigen. Es frecuente encontrar en nuestro foro de Aven consultas de personas con problemas de pareja debidos al sexo y que se plantean si son o no asexuales porque su deseo no coincide con el de sus parejas. Puede que allí encuentres los ejemplos de casos reales que buscas y además podrás palntear tus dudas y preguntas.
Saludos y gracias por tus agudos comentarios.

Anónimo dijo...

Muchas gracias, Cary. Echaré un vistazo al foro, a ver si encuentro respuestas.

Un saludo,
Natalia

Sufit dijo...

Mi "queja" (o padecer mas bien), es que ya se habla un poco de asexualidad, pero seguimos aún a mucha más distancia de considerar la demisexualidad, que no encuentro naaaada, la meten dentro de la asexualidad y listo, problema resuelto, y no es lo mismo =S Y no encontrar a tus iguales te hace quedar solx... solx.... solx..... plum! ¿o alguien aquí conoce una web al respecto?

Cary dijo...

Me parece muy buena tu queja Sufi. Mi objetivo y mayor deseo es hacer visibles estas condiciones, la asexualidad, la demisexualidad y otras para poder vivir con mayor libertad. La vida es muy corta para tener que limitarnos a vivirla bajo unos cánones preestablecidos por quien sabe quién. Te invito a que éscribas un artículo o bien esta mima queja tuya y nos la envíes a cary.kary2@gmail.com, la publicaremos si te parece bien y así compartiremos con todos tu caso ¿sí?. Saludos.

Anónimo dijo...

Sufit, qué es la demisexualidad?

Un saludo,
Natalia

Sufit dijo...

Muchas gracias Cary, y disculpa la tardía respuesta, con los días festivos y eso no he estado al tanto de mis pendientes virtuales. Escribiré algo al respecto =)

Anónimo, una persona demisexual es aquella que no siente atracción sexual a menos que tenga un lazo afectivo muy fuerte. Aunque creo que aún esa visión es una visión aplanada... pero bueno, ya me extenderé luego XP

Gracias.

Anónimo dijo...

Sufit, gracias por la explicación. Sabes que suena casi romántico? Aunque me imagino que es mucho más complejo.

Un saludo,
Natalia