Follow by Email

martes, 22 de octubre de 2013

Asexualidad: una orientación. Atracción sexual nula

En una sociedad que sugiere la hipersexualidad como norma, hablar de asexualidad es relevante porque al mismo tiempo que esta condición se ha hecho más visible, se ha convertido en un problema para quienes forman parte de ella.

Hasta la década de los setentas, se aplicaba este término para quienes, por alguna malformación genital, no podían sostener relaciones sexuales; en la actualidad, este concepto es aplicado a un cinco por ciento de la población mundial que refiere no haber experimentado atracción sexual hacia nadie, aunque biológica y físicamente estén capacitados para ello.
La AVEN, Asexual Visibility and Education Network (Red para la Educación y Visibilidad de la Asexualidad) establece que mientras el celibato es una elección, la asexualidad es parte intrínseca de la persona y una orientación sexual. De ninguna manera se define como una enfermedad y tampoco es un trastorno.
Existen muy pocos estudios al respecto, y mientras algunos apuntan a un origen de tipo endócrino, otros señalan la conformación genética en la que están ausentes los componentes libidinales que orientarán a la persona a una búsqueda por investir de erotismo o deseo al objeto amado.

En la mayoría de los casos, las personas con orientación asexual son quienes durante la pubertad u otra época de su vida fueron activos sexualmente, pero dejaron de sentir atracción sexual hacia otras personas. Incluso, hay quienes se declaran bajo esta condición con el fin de obtener un reconocimiento social, una especie de estatus que los distinga del resto.

CATEGORÍAS DE ASEXUALIDAD A simple vista es difícil distinguir a una persona asexual, y cada una es distinta de la otra por la diversidad que existe en cuanto a su entendimiento de las relaciones, la atracción física y la excitación. Mientras algunas se sienten mejor solas, otras satisfacen sus necesidades emocionales rodeadas de amigos; y hay quienes tienen el deseo de tener relaciones amorosas o una pareja estable.
En cuanto a la atracción, un alto porcentaje de las personas asexuales sí se sienten interesadas por otros, pero sin la necesidad de responder sexualmente a esa atracción, que puede ser hacia un género en particular o a más de uno, en lo cual se basa su autodefinición como «homorrománticos», «heterorrománticos» y «birrománticos».
La excitación sexual es algo que también está presente en personas de condición asexual, pero ésta no se liga a la necesidad de encontrar una pareja para satisfacerla. En su lugar, las personas con esta orientación prefieren canalizar toda esta energía hacia otros tipos de placeres.
Las personas que practican el celibato, deben negar, anular o reprimir sus deseos sexuales y eróticos ejerciendo actividades extremadamente arduas o fatigantes, y sobre todo de canalización y sublimación hacia cuestiones de carácter religioso.
Sin embargo, hay diferencias entre quienes dejaron de sentir excitación sexual como antecedente de una condición más seria, donde sería recomendable consultar a un médico. Por lo que se ha explicado, también existen diferentes formas de relacionarse; las personas asexuales pueden permanecer sin una pareja toda la vida y sentirse completos; quienes tienen el deseo de encontrar una pareja, pueden satisfacerlo estableciendo una relación amorosa con otra persona, pero sin tener relaciones sexuales, o bien, llegar a tenerlas pero sin experimentar una satisfacción por ello. En otros casos, los asexuales acuerdan con la pareja que ésta sostenga relaciones con un tercer individuo.
Personas como la Reina Isabel I de Inglaterra, Isaac Newton, Adolfo Hitler, James Matthew Barrie (creador de Peter Pan), además del rey del pop Michael Jackson; otros de ficción como Sherlock Holmes, Sheldon Cooper (de la serie The Big Bang Theory) y Remedios, personaje de la novela Cien años de Soledad, de Gabriel García Márquez, son catalogados como asexuales.

 CUÁNDO SE VUELVE UN PROBLEMA
Las conversaciones de tipo sexual predominan en las reuniones de amigos o en las pláticas de trabajo, pero para un asexual esto resulta hasta cierto punto incómodo por su desinterés en el tema. En una sociedad cuyas nuevas generaciones tienen una alta proclividad a las relaciones sexuales desde temprana edad, y estigmatizan a quienes están fuera de ese círculo, la vida de las personas asexuales puede llegar a ser complicada, sobre todo si ellas mismas no se identifican como tales: se suele confundir su total desinterés sexual con la represión de sus instintos o con un trauma que proviene de la infancia. Por lo tanto, el desconocimiento es el mayor obstáculo para una persona asexual y para quienes la rodean.
Por otro lado, está la situación de quienes, por distintos factores, dejaron de lado su sexualidad, pero al cabo de un tiempo comenzaron a enfrentar las consecuencias, razón por la cual requirieron la ayuda de un profesional. Desde el punto de vista psicológico, los efectos comienzan a presentarse después de tres años de haberse alejado de toda conducta sexual. Son frecuentes las solicitudes de consulta por la adquisición de algún trastorno obsesivo compulsivo, pues estas personas niegan y reprimen su deseo erótico sexual, además de buscar actividades que les produzcan un desgaste de energía para no ver aparecer tales impulsos.
En otros casos, se desencadenan cuadros de neurosis, irritabilidad, amargura, obsesivos y depresivos; éste último puede devenir en ideas suicidas. La mayoría de los casos que llegan a consulta, son de personas que tomaron la decisión de declararse asexuales pero con el paso del tiempo empezaron a tener otro tipo de problemas que alteraron su vida cotidiana, como trastornos del sueño, o un estado de ansiedad generalizada no específica.
Por otro lado, se presentan casos de aislamiento psicológico, pues al evitar la búsqueda de motivadores a los impulsos eróticos suelen aislarse del mundo que los rodea. A su vez, este aislamiento produce estados de melancolía que pueden devenir en depresión; también, pueden llegar a experimentar una sensación de minusvalía ante el entorno laboral, interpersonal, familiar, pero sobre todo cuando sienten el rechazo de otros.
Al existir estados de fuerte ansiedad, las personas demandan cierto tipo de medicamentos cuando ya han incurrido en conductas negativas, como las adicciones o intentos de suicidio. Éste es el momento de recurrir a atención psiquiátrica.
Por otra parte, la intervención de un sexólogo es necesaria cuando la persona que en su momento decidió ser asexual, llega a tener episodios de arrepentimiento, o bien, comienza a presentar efectos negativos en su estado emocional. En estos casos, la intervención del especialista servirá para reorientar la sexualidad de la persona.
Sin embargo, son pocos los casos de quienes al asumir una condición de asexualidad derivan en este tipo de problemas, pues incluso hay personas que ni siquiera se identifican de tal forma ya que, al no haber experimentado nunca la atracción hacia otras personas, lo asumen como una condición normal y como parte de su vida.
Ante todo, es importante que alguien que, de manera natural, sienta la falta de deseo o desinterés sexual, reciba un diagnóstico adecuado para que en base a ello se le proporcione psicoterapia, atención psiquiátrica o de sexología, antes de asumirse como una persona asexual.

Por: María Elena Holguín
 Correo-e: eholguin@elsiglodetorreon.com.mx
http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/924698.asexualidad-una-orientacion.html#com1530256

10 comentarios:

Lucía dijo...

Soy la autora de Diario de una asexual (Bubok) y soy asexual de nacimiento. Aún sonando redundante, quiero aclarar que: los y las asexuales somos personas perfectamente normales excepción de nuestra incapacidad para sentir atracción sexual por los demás. La causa hasta el momento es desconocida al igual que se desconoce porqué existen la homosexualidad o la bisexualidad. La cuestión aquí es dar a conocer su indiscutible existencia y ofrecer información sobre ello a fin de evitar confusiones en personas susceptibles de interpretar erróneamente síntomas de algún trastorno patológico de origen físico o psíquico. Lo que nos hace sufrir no es el hecho de ser asexuales sino su desconocimiento.

Anónimo dijo...

Tengo 15 años de matrimonio con un buen hombre. Tuve 2 hijos con el y desde los primeros dias de matrimonio en un 99% que hemos tenido relaciones sexuales ha sido porque le he llorado para eso. El creo por lastima cumple conmigo. El fisicamente nunca ha tenido problemas. Yo me considero una mujer no fea y he buscado mil maneras de atraerlo y noto que el finge. Yo no le sido.infiel porque amo a mi familia. Pero precisamente hoy lo enfrente y me confeso que no siente atraccion por nadie. Nunca le he sabido ninguna infidelidad ni sospechar de otra mujer o incluso hombre. Por eso mi busqueda en esta informacion. Me siento muy triste porque nunca fue sincero conmigo durante tantos años. Siempre evadio. Esto tiene solucion? Que debo hace? Ayudenme.

Lucía dijo...

Hola! En primer lugar decirte que siento lo que estás pasando. Uno de los principales problemas de la asexualidad es su desconocimiento, es decir, al no ser algo conocido muchos de nosotros vivimos sin saber que lo somos y luchamos contra nosotros mismos por tratar de ser "normales" y hacer las cosas como creemos que deberían ser. Es muy posible que éste sea el caso de tu marido. Quizá esa falta de atracción sexual que confiesa se deba a su asexualidad, pero no debemos precipitarnos. Debes hablar con él. En una pareja lo más importante es la confianza mutua, que junto con el amor hará posible que logréis alcanzar la mejor solución para cualquier problema. Pregúntale si esa falta de atracción sexual la ha sentido siempre y si no es así, a qué cree que puede deberse. Ten en cuenta que un asexual nace como tal, no se hace o se convierte en. Háblale de la asexualidad y ver si se siente identificado con ella. Si no es así, lo mejor es consultar a un especialista, quizá vuestro médico de cabecera, ya que mucha gente pasa en la vida por etapas de apatía sexual.
Si al final resuelve que es asexual, hay poco que se pueda hacer. Llegar a esta conclusión y aceptar lo que uno es ya supone un gran paso hacia adelante. Espero que logréis juntos la mejor de las soluciones. La asexualidad aunque es un hándicap, no impide al individuo mantener una vida sexual activa si así lo desea.
Mucha suerte y un fuerte abrazo.

空の愛 ~ Líriel Lórindol dijo...

Ánimo, no pienses que él te lo ha ocultado adrede. Seguramente ha sido difícil tener que admitirlo. Pero finalmente te lo ha confesado y eso es una gran cosa. Por otra parte, trata de no pensar que eso signifique que no te ama. Después de todo ¿No ha permanecido 15 años contigo? Tú lo conocerás mejor que yo y puedes contestar a esa pregunta. Sobre todo, no te enfoques en esa falta de apetito sexual como una catástrofe matrimonial. El diálogo es muy importante y también cambiar la perspectiva desde la que ves el problema: ambos ayudan a hacer que el problema no sea tan gigante como parece al principio. Busca otros puntos (que los hay) para conectarte con él, que la sexualidad es solo uno de tantos! El amor implica sacrificios, riesgos, muchos riesgos. Aveces dolor, pero consuela saber que no estás en ese dolor solo, que puedes compartirlo y remar juntos.

Saludos!

Anónimo dijo...

Antes que nada: gracias Lucía.
Creo que soy una mujer asexual... y es la primera vez que pienso y me percato de ello. Tengo pareja (desde hace 22 años y un hijo de 18) Vivimos felizmente... pero por mi parte el sexo solo es la escusa para sentirme cerca de él. Nunca se lo he dicho. Es más, es la primera vez que hablo de ello.
Pero me siento muy incómoda cuando mis amigos sacan como quien no quiere el tema sexual, aunque sea para bromear. Odio los chistes verdes. Hasta ahora creía que podia ser misógena, porque detesto las mujeres que provocan y los hombres que van de chulos... odio el machismo o el hembrismo.
Para mi, una relación ideal sería la platónica. Amor por amor.
Y no se si esto tiene nada que ver, pero mi respeto por los animales he visto que tiene tambien un punto en el test de asexualidad. Soy vegana.
Y lo que me convence que soy asexual fue mi proio test:
-cuando practico sexo con mi compañero, lo que hago para provocarme excitación es imaginarme en su piel, y que él esté pensando en otra mujer...como si yo fuera ella. se que parece muy retorcido todo esto... pero tampoco es facil para mi.
Y si me preguntas: "Que Prefieres, que tu compañero tenga sexo con otra mientras piense en ti, o que esté contigo mientras piense en otra?" definitivamente: prefiero que tenga sexo con otra pero piense conmigo siempre.
Lo de la frase de Sabina, muy buena. La gente está obsesionada por el sexo, y se pierden un montón de cosas por hacer, y un montón de conversaciones interesantes con personas que estarían dispuestas a simpemente hablar.

Lucía dijo...

Un saludo Anónima. He leído atentamente tu post y, aunque necesitaría saber alguna cosa más para estar segura, tengo la sensación de que lo que te ocurre no tiene que ver con la asexualidad. Es cierto que los asexuales podemos recurrir a las fantasías eróticas para despertar nuestra excitación ya que, como sabes, no nos excita el contacto con nadie debido a nuestra falta de atracción sexual por los demás, pero antes de identificarte como tal debes descartar otras cosas como: recelo hacia el sexo (has mencionado que te incomoda oír hablar de ello), algún tipo de prejuicio, complejo o trauma que hayas podido sufrir o que estés sufriendo, etc. Hay mucha gente, hombres y mujeres, que sienten cierto desinterés por el sexo sin que ello suponga que son asexuales. Sea como fuere, tú tienes la respuesta. Seas o no asexual, lo importante es que trates de disfrutar de tu relación y que vivas tu sexualidad con la mayor naturalidad posible. Librarte de miedos y dudas. Sí la fantasía que me cuentas te ayuda es perfecta y no es tan retorcida como piensas, si todos nos contasemos las cosas que pensamos o soñamos en relación con el sexo seguro nos dariamos cuenta que no somos tan extraños , de modo que fuera los malos sentimientos y tratemos de confiar más en nuestra pareja, en nuestros amigos o en quién creamos que puede ayudarnos.
Bienvenida a este lugar.
P.D: por favor, no hagais caso alguno al test. Se trata tan sólo de un chiste que quise incluir. Ni el amor por los animales, ni ser veganos, ni odiar el sexo nos hace asexuales, es tan sólo la falta de atracción sexual hacia los demás la que marca la diferencia.

javier florhez dijo...

Hola bueno estoy seguro de ser asexual tengo 22 me gusta la gente aunque solo afectivente y lo que pienso es que yo soy feliz viviendo de esta manera
Me gustaria algun dia conocer a alguien con esta condicion me gusta la idea de conocer a mas petsonas como yo
Un saludo y q tengag buena noche

Lucía dijo...

Hola Javier! esa es la actitud! te felicito por tener las ideas tan claras y por saber ser feliz aceptandote como eres, a la mayoría de nosotros nos ha costado un mundo llegar a ese punto.
¿Conoces ya la web de Aven? Puedes acceder desde este mismo blog, mira en los links de la derecha. A través de Aven puedes contactar con gente como tú. A veces se organizan quedadas y, dependiendo de cuál sea tu ciudad, es posible que incluso haya gente asexual muy cerca tuyo. Verás que bien!
Un saludo

Lucía dijo...

Hola Javier! esa es la actitud! te felicito por tener las ideas tan claras y por saber ser feliz aceptandote como eres, a la mayoría de nosotros nos ha costado un mundo llegar a ese punto.
¿Conoces ya la web de Aven? Puedes acceder desde este mismo blog, mira en los links de la derecha. A través de Aven puedes contactar con gente como tú. A veces se organizan quedadas y, dependiendo de cuál sea tu ciudad, es posible que incluso haya gente asexual muy cerca tuyo. Verás que bien!
Un saludo

Mili Rosa dijo...

Hola creo que soy asexual va nose bien, por que siento exitacion pero no tengo la necesidad de acercarme a un chico, no siento el deseo de tocarlo ni que me toque, en fin... no se lo primero me confunde... aveces me siento triste y fuera de lugar... por que mi hermana y primas (menores que yo) estan al desborde con las hormonas por los chicos y yo me siento como un vegetal, hago mal, aveces la juzgo por ser asi... pero debe ser porque siento un poco de envidia por su hiperactividad amorosa... si me gustaron apenas dos chicos solo fisicamente, pero no sexualmente, pero hace más de tres años que no siento nada y tengo 18...